Los propietarios de El Baqueano – Fernando Rivarola (Cocinero) y Gabriela Lafuente (Sommelier)

El restaurante

El Baqueano se dedica a la cocina autóctona contemporánea argentina, trabajando con pequeños productores locales, y visitando recolectores y pescadores en todas las ecorregiones del país.

El Baqueano ha sido distinguido por cuatro años consecutivos como uno de los mejores restaurantes de latinoamérica por el ranking 50 Best (2013/14/15/16/17/18/19).

El menú es estacional y podrá presentar  variaciones de acuerdo a la disponibilidad de los ingredientes.


¿Qué significa ser un Baqueano?

 El Baqueano proviene de su raíz etimológica baquía, que significa el conocimiento práctico de las sendas, atajos, caminos y ríos de un territorio en particular.

A veces la figura es un hombre que en oportunidades que busca, rastrea, acompaña, conoce, entiende y se mimetiza con la tierra. La desanda caminando o montado en su caballo, deja huellas, y las reconoce, encuentra comida y cauces de agua. Ve las estrellas y las constelaciones.

Come, se nutre, respeta la tierra.


Cocina autóctona contemporánea argentina

El Baqueano se dedica a la cocina autóctona contemporánea argentina, trabajando con pequeños productores locales, y visitando recolectores y pescadores en todas las ecorregiones del país.

Además de los productos que se pueden encontrar en cada menú estacional, el restaurante se especializa en carnes autóctonas y alternativas.

Las carnes que se pueden encontrar varían de acuerdo a su estacionalidad y demanda del mercado. Pueden abarcar desde las tradicionales, ñandú, yacaré, llama, vizcacha, incluyendo pescados del litoral atlántico, salmón blanco, palometa, corvina, mero, pescados de río como el pacú, mariscos frescos del golfo de San Matías, aves varias, hasta las carnes no convencionales como la de búfalo, jabalí y ciervo.

La oferta se complementa con una gran variedad de productos de los diferentes biomas, entre los que se destacan el uso de frutos del norte como el cayote y la madera comestible de yacaratiá de Misiones, piñones de araucaria y rosa mosqueta de la Patagonia, entre otras.